martes, 3 de septiembre de 2013

Pastas danesas para la prima de los tres cerditos

      Ya os he hablado de los tres cerditos, están mas colgados que una cometa, pero son unos tíos majos.
      Después del fallido afaire con Caperucita  se sentían un poco responsables y decidieron organizarme una cita.
      " Es una prima nuestra, muy enrollada.", "Es un poco cerda." Aquí no sabia si reírme o no " En serio tío, seguro que triunfas."
      Yo no soy amigo de las citas a ciegas, pero el asunto de encontrar novia estaba resultando mas complicado de lo que yo pensaba, así que estoy abierto a cualquier opción por gocha que fuese.
      Les pregunté de que palo iba, para hacerme una composición de lugar, pero ellos, entre que son un poco lerdos y que la mayoría del tiempo lo dedican al levantamiento de barra no se aclaraban mucho.
     -Es un poco románica.- Fue lo único que acertaron a decir.
     -Será romántica- Dije yo
     -Si, pues eso.
        Así que romántica, eso estaba hecho. Me curraría una merendola en plan british, con su té, sus scones,sus sandwiches y sus tartaletas y sobre todo sus pastas...
       ...Ahí me han dado, tengo en mi poder la mas deliciosa receta de pastas danesas del mundo! Porque mi familia llegó aquí con los vikingos que hicieron sus incursiones en galicia y se dejaron a mi tatarabuelo, un Fenrir cualquiera campando por los bosques y pasando la receta que se ha mantenido en mi familia hasta hoy.

        Las pastas son deliciosas, crujientes por fuera y tiernas por dentro. Solo hay que hacer la masa un día antes y listo.Decidí darles una forma encantadora para llevarme a la cerdita al huerto.
        Listo el montaje: Toda la parafernalia del té, música ad oc...Y entonces aparece la nena.
        Romántica no... ¡Mas gótica que las hijas de Zapatero! Hay que ser tocinos...
        Y de manual: Zapatos frankestain, luto riguroso, piercings como para petar un aeropuerto, morrillos negros y tronchada de la risa, que no me dejó ni presentarme y se fue desternillándose con el rimen marcándole churretes por toda la jeta y nunca mejor dicho.
        Respire aliviado, de menuda me había librado. Ya lo que me faltaba en este bosque tan carca, una siniestra de postín...¡Esta si que era la prima de riesgo!
        Me fui silbando por el camino y me acabé las pastas danesa en casa, mientras me leía ese fantástico relato de Wells  Tower, "Todo quemado, todo arrasado" y recordaba a mis antepasados vikingos.
Pastas danesas

1 sobre de gránulos de levadura de panadería
40 gr de azúcar y 1 c.t. mas
300 gr de harina de fuerza
1/2 c.t de sal
90 gr da mantequilla troceada y bien fría
2 huevos
 50 gr de nata espesa
Para el relleno
50 gr de mermelada
50 gr de ganache de chocolate
Cobertura
30 gr de azúcar glas
1 c.s de zumo de naranja
  El día antes hacer la masa de la siguiente manera y dejar reposar en el frigorífico:
  Mezclar la levadura con 1 c.p de azúcar y 100 ml de agua tibia hasta que espumee.
  En un bol pon el resto del azúcar, la harina y la sal y después incorpore la mantequilla mezclando hasta que parezcan migas gruesas. Batir las dos yemas y una clara con 50 gr de nata y añadir a la masa junto con la levadura. Amasar ligeramente, tapar el bol con film y refrigerar toda la noche.
  Precalentar el horno a 170º
  Sobre un papel de horno estirar la masa hasta que tenga un grosor de 2 mm. y cortar cuadrados como de 10 cm de lado.
  Para darle forma de molinillo realiza cortes diagonales desde cada esquina hacia el centro, quedándonos a unos 2 cm. (Como no hice foto pongo esta que nos sirve perfectamente :)
   Colocar una cucharadita del relleno elegido y doblar una esquina si, una no, presionando para que las puntas se peguen pero sin espachurrar el relleno. Esto es importante para que al crecer en el horno no pierdan la forma.
    Separarlas un poco, para que no se peguen y pincelar con la clara.
Hornear 25 min o hasta que estén doradas.
   Enfriar en una rejilla y entonces decorar con la cobertura que haremos mezclando el azúcar glas y el zumo.


7 comentarios:

  1. Sr. Lobo, no sea usted así. Que eso de juzgar a la gente por su aspecto está muy feo. Luego se quejará si se ríen de usted por llevar las garras largas.
    Por lo demás, me ha encantado la idea de darle forma de molinillo. Mil gracias por compartir la receta familiar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yaaa...está feisimo, pero incluso en el bosque de los cuentos la presión social es tremenda! De todas formas si se hubiese dejado...Ñam! ja,ja

      Eliminar
  2. Joder con el señor lobo, sabía que era experto en resolver probemas complicados con gran eficiencia, buen amante del café, de las cerdas y solo él sabe lo que hay que llevar en la cestita. Sin dudarlo caperucita se quería comer las pastitas del señor lobo, AUUUUUU

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Vamos a dejar de comernos las ...pastas! ;)

      Eliminar
  3. Y siguiendo con las recetas del sr. lobo, esta también me ha enamorao... ¡¡Lástima de intento fallído!! El lobo debe seguir buscando su princesa <3

    ResponderEliminar
  4. Ayy!! Sr, lobo es que no hay manera, no sera que eres muy exigente. Seguro que si probaran las pastas caerían a pares! que bonitas y ricas las tengo!!! a lo mejor te funciona? jajaja me encanta todo. besos

    ResponderEliminar
  5. Jajajaja eso te ha pasado por quererte comer a Caperusita. Esto me recuerda a una foto de un profe donde la mala era la Caperuza jajajaja http://jportones.blogspot.com.es/2009/09/caperucita-20.html
    Seguro que diste mejor cuenta de las pastas danesas tu solo ;)

    ResponderEliminar

Este bosque es muy chulo, pero a veces se siente uno solo...hazme un poco de compañía con tus cometarios.